El crimen del Beta amiloide

An amyloid beta plaque steals a neuron's memories

¡Alguien le robó las memorias a la Neurona!

Los detectives buscan al culpable.

Los testigos refieren haber visto al beta amiloide armado con espada en las cercanías, rodeado de memorias desparramadas en el espacio intersticial a su alrededor.

Pocas veces hay tanta evidencia para un crimen.

Había un asunto pendiente: ¡El sospechoso declaraba ser inocente! ¡Que locura!

Declaró que había visto otros involucrados antes que él: Hipertensión, diabetes sedentarismo, aislamiento social, inactividad física y mental, bajo nivel educacional, obesidad, depresión, dieta y tabaquismo. Además dijo que el crimen fue planificado por todos estos individuos años atrás silenciosamente.

¡Los detectives lograron demostrar que estos nuevos sujetos estaban involucrados! Sin embargo aún quedaban cabos sueltos.

Al beta amiloide se le dejó en libertad vigilada.

Dijo además en su declaración, al preguntarle que hacía en ese lugar y además armado con un sable:

“Cuando una neurona sufre, ahí estoy yo”.

Aún se le investiga…