La vía piramidal

Si quieres ir a visitar estas maravillosas obras arquitectónicas del cerebro debes seguir la vía piramidal, un camino que tiene varias ramificaciones y mediante nervios conecta cada músculo del cuerpo.

La ruta es muy delicada y debemos cuidarla, pues permite que el cuerpo funcione de forma armónica, combinando fuerza en los músculos y claridad en los pensamientos. Las neuronas piramidales dan el punto de partida a nivel de corteza cerebral. El trayecto continúa por la médula espinal, protegida por los huesos de la columna que son las vértebras, entre las que salen los nervios que llevan la información de las neuronas piramidales a su destino.

Sus amenazas pueden presentarse en el cerebro, como es el Malvado Trombo e incluso en otras localizaciones dentro de las cuales está la columna, donde se atrapan los nervios.

La Neurona Amarilla disfruta este lindo camino, lleno de maravillas y magia, guiada por el disco solar y protegida por su amuleto de escarabajo. ¡Este viaje está lleno de amor y bienestar! Cada peregrino lo respeta y cuida.

Deja un comentario