Dolor: Se busca.

“Se busca, vivo o muerto”. Nunca hubo tal recompensa por la captura de un malvado. El Dolor había causado sufrimiento en tantas personas y robado una cantidad de bienestar inimaginable. Él era merecedor de esa recompensa y ver su imagen pegada en los muros a la vuelta de cada esquina, era un recordatorio de la buena labor que hacía. Pocas veces era visto. Podríamos asemejarlo a una piedra en el zapato, siendo algo que molesta pero para observarlo es necesario buscar detenidamente. Siguiendo con la metáffora, digamos que esa piedra tiene piernas y salir del zapato corre de forma veloz, alejándose de quien lo padeciera. Para ilustrarlo se tomaron declaraciones mediante interrogatorio de testigos, coincidiendo todos en las siguientes características: redondeado y rojo, como el Trombo, pero un rojo más vivo, que llegaba a molestar en la vista. Llevaba sobre su cabeza un sombrero de ala ancha y de su cuerpo salían espinas. Algunos decían que asemejaba a una rosa por el color y el tallo con puntas. Rara vez actuaba en solitario. En general esperaba la acción del Ninja de la Inflamación y del Trombo, enterrando sus espinas en un humano ya debilitado por los recién mencionados. El daño ya estaba hecho, pero el Dolor, enterrando sus  espinas, le recordaba al padeciente que algo andaba mal. Había otros quienes se potenciaban con el actuar del más buscado: debemos mencionar al Miedo. Este último, observando el sufrimiento físico, aumentaba el malestar. Ahora el humano además de inflamado y trombosado, estaba adolorido, preocupado, asustado, ansioso y angustiado. Entonces el Miedo y el Dolor crecían en poder. Cuando el enfermo recuperaba su salud, mediante los medios terapéuticos correspondientes, el Miedo se disipaba, cual fantasma que era, y el Dolor ya no encontraba razón de ser, siendo expulsado del cuerpo sano. Sin embargo, había momentos en los cuales sin causa física demostrable, coexistían estos dos aliados: el lleno de espinas y el fantasma oscuro. En estos casos debían ser expulsados ambos, de lo contrario volvería uno llamado por el otro. Muchos han tratado de atraparlo, pero han fallado porque es protegido por el resto de los Malvados. Si quieres tener la recompensa por su captura, debes capturar al resto de la pandilla también.

This entry was posted in Neuron's friends 🧠🤝 and tagged .
Silvio

Post author: Silvio

Mi nombre es Andrés Silva, soy de Santiago de Chile. Neurólogo, autor y emprendedor.

Deja un comentario