Lóbulos cerebrales y razón

El Cerebro tenía un dilema, pues no sabía en qué creer. Consultó a sus Lóbulos, para orientación en su proceder. El Frontal le dijo: “Creo en lo que se puede sumar y multiplicar”. “Con experiencias vividas te convencerás”, argumentó el Temporal. “No creo en lo que no veo”, aseveró el Occipital. El Parietal le aseguró: “Lo palpable es lo real”. No convencido, otros órganos el Cerebro consultó. Más que en sus Lóbulos, en el Corazón y Estomago su decisión apoyó. La textura, el color, la ciencia y la experiencia, no pesaron frente a un pecho acelerado o un abdomen apretado

Deja un comentario