Tres amigos

Tres amigos

Esta es la historia de tres amigos: nervio, hueso y músculo. Se reunieron para hacer un comunicado al cerebro y a las neuronas para que hablaran con la ciencia, pues se sentían desplazados y vistos en menos por la investigación. Comenzó hablando el nervio: un ser amarillo, largo y delgado.

Nervio

Qué alegría ver a ambos. Comenzaré hablando de mi rol: soy mensajero de las neuronas. Llevo información desde ellas hacia el cuerpo, como es dar órdenes a ustedes músculos de moverse y traer información de la sensibilidad de regreso, como por ejemplo, de la piel. Ayudo al corazón y al intestino a funcionar de buena manera, le digo a las glándulas suprarrenales que produzcan adrenalina en caso de peligro, pero, no hay caso, porque las neuronas y el cerebro son los protagonistas. Cuánto hemos logrado juntos nosotros tres: corrido maratones, anotado goles, bailado cuántos ritmos, tocado melodías con la guitarra y sigue contando. Yo soy el que se aplasta con cada paso al correr y que carga con el dolor cuando ustedes se lesionan. Las neuronas están tranquilas dentro del cráneo. ¿Qué opinas hueso?

Hueso

Hablando de cráneo, yo soy quien recibe los golpes por el cerebro, quien sufre gran dolor con las fracturas y cuando quiero descansar y recuperarme, dependo de que las neuronas dejen de ver televisión hasta tan tarde. Requiero gran cuidado y una buena nutrición: ya estoy cansado de enviar señales de que necesito vitaminas y minerales. Pero, el cerebro come sal y dulces. Qué sería de la médula espinal sin una columna que la protegiera y cuidara. Si yo no estoy bien, el sistema nervioso tampoco lo estará. Músculo, qué puedes aportar a la discusión.

Músculo

He escuchado detenidamente sus comentarios. La sociedad me trata como un ser que sirve para que el humano se vea atractivo, mientras que la ciencia le dice a las personas que me mueva, ejercite y haga repeticiones de levantamiento de pesas. ¿Pará qué? Para bajar el azúcar, para producir esas cosas que causan felicidad llamadas endorfinas, para tener salud, bla bla bla. Les diré lo siguiente: soy más que eso. Hueso: yo soy quien soporta tu gran peso. Sin mí, la columna colapsaria, las clavículas, hombros y resto del esqueleto. Tú, nervio, resultarías aplastado por el hueso. Cómo se alimentaría el humano o respiraría sin mí, de no controlar la mandíbula, tubo digestivo o musculatura respiratorio. Pobre del corazón con una musculatura débil, sin cosillas que lo protejan ni nervios que lo guíen.

Los tres amigos, luego de esta reunión, redactaron una carta a las neuronas y al cerebro, para crear conciencia de su situación y que estimularan, a humanos y científicos, a dedicarles más atención.

This entry was posted in Neuron's friends 🧠🤝.
Silvio

Post author: Silvio

Mi nombre es Andrés Silva, soy de Santiago de Chile. Neurólogo, autor y emprendedor.

4 thoughts on “Tres amigos

  1. Silvio
    Mary - 1 year ago

    Muy bien explicado, fácil de entender y muy ameno, buena redacción, me gusto mucho. FELICITACIONES 👏👏❤️😘😘

  2. Silvio
    Roberto - 1 year ago

    Muy interesante y sobretodo entretenido para entenderlo

Deja un comentario